• English (United States)
  • Español(Spanish Formal International)
Mensajes de la presidencia
Mensajes de la presidencia
Mensaje de la presidencia del CCM

Los jóvenes llamados por el Señor a servir como misioneros de regla empiezan su servicio en uno de los Centros de Capacitación Misional en el mundo, de los cuales el CCM de Lima es el tercero en capacidad. Cada 21 días grupos de misioneros comienzan o terminan su capacitación. La administración, los maestros y los líderes proveen la mejor atención a cada misionero que ingresa a recibir capacitación.

El tiempo de estadía para los misioneros Latinoamericanos es de 21 días. Mientras que para los misioneros que necesitan aprender el castellano, la estadía varía entre 42 y 64 días. Durante su estadía, los misioneros desarrollan gran amor y entendimiento por las escrituras y doctrina de la Iglesia. A través de la obediencia, oración personal, y el estudio de las escrituras, los misioneros fortalecen su fe en el Señor Jesucristo y profundizan su testimonio del evangelio restaurado. Los misioneros desarrollan los mejores atributos para enseñar las lecciones misionales. Ellos enseñan con el poder del Espíritu mientras comparten sus testimonios. Ellos aprenden a comportarse como discípulos y ser los mejores ejemplos de rectitud para los misioneros que les seguirán.

Actualmente, se pueden capacitar hasta 152 misioneros cada 21 días. Nuestro campus incluye 3 edificios, hermosos jardines y 3 campos de deportes y actividad física. Los misioneros se mantienen muy ocupados con clases y reuniones de instrucción durante el día. Semanalmente hay Devocionales y charlas fogoneras en las cuales la Presidencia del Área Sudamérica Noroeste, líderes locales y la presidencia del CCM instruyen y motivan a los misioneros. Periódicamente los misioneros asisten al Templo. También semanalmente  participan en proyectos de servicio y tienen cada semana un tiempo de preparación personal en el cual preparan sus habitaciones y ropa para la siguiente semana, escriben cartas, leen y meditan o descansan. Los misioneros se alimentan en nuestro amplio comedor y se ejercitan en los campos deportivos.

El CCM es un lugar único y la experiencia que reciben los misioneros es igualmente única y maravillosa. Aprender a enseñar el evangelio y en ayudar en el establecimiento de la Iglesia es un gran desafío que probará la capacidad del misionero. Sin embargo, las bendiciones que acompañan a esta obra resultarán en un enorme crecimiento personal. Los misioneros reciben muchas bendiciones que les fortalecen a ellos y a sus familias no solo durante sus misiones sino también por el resto de sus vidas.

Los misioneros parten del CCM a las misiones asignadas en distintos países con testimonios fortalecidos, un fuerte cometido a servir al Señor,  muy afines a la influencia del Espíritu, habiendo hecho perdurables amistades, encontrado su poder personal y un gran amor por los hijos de nuestro Padre Celestial.

Ansiosos esperamos la oportunidad de darles la bienvenida al CCM de Lima y recibirles como misioneros de regla de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Sabemos que tienen al frente de ustedes la experiencia de su vida. Creemos que es una bendición servir con ustedes en la obra del Señor y oramos para que sean muy bendecidos durante su preparación.

Presidente y Hermana Whetten.

pte-whetten

 

 
Mensaje de la Presidencia del Area

En tiempos de guerra son los jóvenes quienes se alistan para servir a su patria. Son a ellos a quienes se les encomienda tamaña responsabilidad. El apóstol Pablo dijo a los Efesios que libramos una lucha contra principados, potestades, gobernadores y contra huestes espirituales de maldad (Efes 6:12) eso nos muestra que la guerra iniciada luego del concilio en los cielos solo ha cambiado de escenario, y la tierra es el lugar de la lucha entre el bien y el mal, y ustedes la juventud de hoy son los llamados a representar al señor en esta asignacición de tanta responsabilidad, la manera de hacerlo en este tiempo y en la edad que tienen es alistarse para servir como misioneros. Una de las estrofas del himno número 166 del himnario dice:

¿Fallara en la defensa de Sión la juventud?
¿Al llegar el enemigo huiremos sin luchar?

La respuesta es ¡NO! Ustedes no pueden fallar, ustedes han sido reservados para nacer en este tiempo y ser aquellos quienes llevaran el sagrado mensaje a los pueblos. Fíjense las bendiciones que tienen ¿en que otra época hemos tenido lo que tenemos ahora? Piensen, tenemos los cuatro libros canónico, entre ellos el Libro de Mormón, tenemos profetas vivientes, los doce apóstoles, tenemos los sagrados templos y todo lo necesario para poder predicar el evangelio de salvación, ¿que misioneros de otras épocas tuvieron lo que ahora tenemos para enseñar el evangelio?.

Todo lo que les pedimos a ustedes jóvenes es que se mantengan dignos de contar con la compañía del santo espíritu para que puedan enseñar con poder, que estudien el Libro de Mormón y se relacionen con los profetas que escribieron este sagrado libro. Vivan de tal manera que cuando lleguen al campo misional, puedan ser el medio por el cual muchos vendrán a la iglesia. El Centro de Capacitación Misional es el lugar en donde les esperamos, en donde Ustedes podrán recibir una perspectiva de lo que harán como Misioneros de Regla.

Esta iglesia es verdadera, José Smith es un profeta ¿no es maravilloso ese conocimiento? El Presidente Hinckley es el Profeta de Dios, el libro de Mormón es un libro sagrado y estas verdades laten en mi corazón y lo único que deseo es que ustedes apreciados jóvenes que están en la edad puedan tener la hermosa experiencia de ser representantes del señor en su viña en esta lucha que libramos contra el mal, para traer almas al redil del señor. ¿Cual será la respuesta de ustedes al señor?.

Que el señor los bendiga y podamos tenerlos en el CCM para ayudarlos en su preparación, que Él les de las habilidades que necesitan, los ojos para ver lo que ahora no ven, los oídos para oír el llamado y el corazón para sentir estas verdades, y puedan decir: NO; NO FALLARÉ.

 

Apreciados Jóvenes

En tiempos de guerra son los jóvenes quienes se alistan para servir a su patria. Son a ellos a quienes se les encomienda tamaña responsabilidad. El apóstol Pablo dijo a los Efesios que libramos una lucha contra principados, potestades, gobernadores y contra huestes espirituales de maldad (Efes 6:12) eso nos muestra que la guerra iniciada luego del concilio en los cielos solo ha cambiado de escenario, y la tierra es el lugar de la lucha entre el bien y el mal, y ustedes la juventud de hoy son los llamados a representar al señor en esta asignacición de tanta responsabilidad, la manera de hacerlo en este tiempo y en la edad que tienen es alistarse para servir como misioneros. Una de las estrofas del himno número 166 del himnario dice:

¿Fallara en la defensa de Sión la juventud?
¿Al llegar el enemigo huiremos sin luchar?

La respuesta es ¡NO! Ustedes no pueden fallar, ustedes han sido reservados para nacer en este tiempo y ser aquellos quienes llevaran el sagrado mensaje a los pueblos. Fíjense las bendiciones que tienen ¿en que otra época hemos tenido lo que tenemos ahora? Piensen, tenemos los cuatro libros canónico, entre ellos el Libro de Mormón, tenemos profetas vivientes, los doce apóstoles, tenemos los sagrados templos y todo lo necesario para poder predicar el evangelio de salvación, ¿que misioneros de otras épocas tuvieron lo que ahora tenemos para enseñar el evangelio?.

Todo lo que les pedimos a ustedes jóvenes es que se mantengan dignos de contar con la compañía del santo espíritu para que puedan enseñar con poder, que estudien el Libro de Mormón y se relacionen con los profetas que escribieron este sagrado libro. Vivan de tal manera que cuando lleguen al campo misional, puedan ser el medio por el cual muchos vendrán a la iglesia. El Centro de Capacitación Misional es el lugar en donde les esperamos, en donde Ustedes podrán recibir una perspectiva de lo que harán como Misioneros de Regla.

Esta iglesia es verdadera, José Smith es un profeta ¿no es maravilloso ese conocimiento? El Presidente Hinckley es el Profeta de Dios, el libro de Mormón es un libro sagrado y estas verdades laten en mi corazón y lo único que deseo es que ustedes apreciados jóvenes que están en la edad puedan tener la hermosa experiencia de ser representantes del señor en su viña en esta lucha que libramos contra el mal, para traer almas al redil del señor. ¿Cual será la respuesta de ustedes al señor?.

Que el señor los bendiga y podamos tenerlos en el CCM para ayudarlos en su preparación, que Él les de las habilidades que necesitan, los ojos para ver lo que ahora no ven, los oídos para oír el llamado y el corazón para sentir estas verdades, y puedan decir: NO; NO FALLARÉ.