• English (United States)
  • Español(Spanish Formal International)
Mensajes de la presidencia Mensaje de la presidencia del CCM
Mensaje de la presidencia del CCM

Los jóvenes llamados por el Señor a servir como misioneros de regla empiezan su servicio en uno de los Centros de Capacitación Misional en el mundo, de los cuales el CCM de Lima es el tercero en capacidad. Cada 21 días grupos de misioneros comienzan o terminan su capacitación. La administración, los maestros y los líderes proveen la mejor atención a cada misionero que ingresa a recibir capacitación.

El tiempo de estadía para los misioneros Latinoamericanos es de 21 días. Mientras que para los misioneros que necesitan aprender el castellano, la estadía varía entre 42 y 64 días. Durante su estadía, los misioneros desarrollan gran amor y entendimiento por las escrituras y doctrina de la Iglesia. A través de la obediencia, oración personal, y el estudio de las escrituras, los misioneros fortalecen su fe en el Señor Jesucristo y profundizan su testimonio del evangelio restaurado. Los misioneros desarrollan los mejores atributos para enseñar las lecciones misionales. Ellos enseñan con el poder del Espíritu mientras comparten sus testimonios. Ellos aprenden a comportarse como discípulos y ser los mejores ejemplos de rectitud para los misioneros que les seguirán.

Actualmente, se pueden capacitar hasta 152 misioneros cada 21 días. Nuestro campus incluye 3 edificios, hermosos jardines y 3 campos de deportes y actividad física. Los misioneros se mantienen muy ocupados con clases y reuniones de instrucción durante el día. Semanalmente hay Devocionales y charlas fogoneras en las cuales la Presidencia del Área Sudamérica Noroeste, líderes locales y la presidencia del CCM instruyen y motivan a los misioneros. Periódicamente los misioneros asisten al Templo. También semanalmente  participan en proyectos de servicio y tienen cada semana un tiempo de preparación personal en el cual preparan sus habitaciones y ropa para la siguiente semana, escriben cartas, leen y meditan o descansan. Los misioneros se alimentan en nuestro amplio comedor y se ejercitan en los campos deportivos.

El CCM es un lugar único y la experiencia que reciben los misioneros es igualmente única y maravillosa. Aprender a enseñar el evangelio y en ayudar en el establecimiento de la Iglesia es un gran desafío que probará la capacidad del misionero. Sin embargo, las bendiciones que acompañan a esta obra resultarán en un enorme crecimiento personal. Los misioneros reciben muchas bendiciones que les fortalecen a ellos y a sus familias no solo durante sus misiones sino también por el resto de sus vidas.

Los misioneros parten del CCM a las misiones asignadas en distintos países con testimonios fortalecidos, un fuerte cometido a servir al Señor,  muy afines a la influencia del Espíritu, habiendo hecho perdurables amistades, encontrado su poder personal y un gran amor por los hijos de nuestro Padre Celestial.

Ansiosos esperamos la oportunidad de darles la bienvenida al CCM de Lima y recibirles como misioneros de regla de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Sabemos que tienen al frente de ustedes la experiencia de su vida. Creemos que es una bendición servir con ustedes en la obra del Señor y oramos para que sean muy bendecidos durante su preparación.

Presidente y Hermana Whetten.

pte-whetten